Brebajes

Antepasados

El tiempo ha sepultado tantas vidas
tantos amores, prisas, cantos, deseos
tantas historias, tantos humanos, tantos como nosotros

Hoy me gustaría saber a quién se parecen mis manos
y no lo sé
De dónde proviene mi paso, mi forma de andar por el mundo
y no lo sé

¿Cómo saber si tengo la fuerza interior de mi abuelo
la propensión a la melancolía de mi bisabuelo
los ojos de mi tatarabuelo?

Me gustaría buscar en los rostros de mis antepasados
descubrir los rasgos que me perfilan por dentro y por fuera
He buscado sus nombres pero no dicen mucho
las fechas me hablan de nacimientos y matrimonios
pero la historia, la esencia, sigue perdida

Sentirse con raíces, pero no conocerlas, es vivir como una espora
sin saber de dónde se viene, sin saber a dónde se va

En este mundo —en este que conozco—
la muerte de mi abuelo me hizo pensar
que esta ventana de tiempo tiene sus orígenes cercanos
en simples hechos de la cotidianidad,
en noches de sexo que crearon esta pesada rama en la que hoy
cuelgo
como un árbol sin fruto

El mundo es como un hotel
el aire, el sol y la tierra siguen
pero cambian los inquilinos

Mañana, algún descendiente se cuestionará lo mismo
sin conocer que alguien de su misma materia antes lo había
sentido
Y todo esto acontece, sin poder más que vivir
y ser parte de esta intrincada escalera de seres humanos
que tienen a esta tierra por hogar

Brebajes

Saudades

Hay un lugar
un acantilado
cerca de donde vivo
No sé donde está

Hay un lugar
un pueblo
de factura colonial
No sé donde está

Hay un lugar
unas gradas
donde fuimos amigos
No sé donde está

Hay un lugar
un ser humano
sentado de espaldas a mí
No sé donde está

Hay un lugar
aquí mismo
pero ahora ya es otro
No sé donde está

Brebajes

Situación actual

Tengo piernas pero no andan
tengo alma pero no interiorizo
tengo boca pero no opino
tengo tiempo pero lo consumo

En medio de la nada giratoria
en medio del tiempo sin sentido
en medio de horas laborales absortas
en medio de mucha gente caminando

Sucumbo a veces ante el cansancio
sucumbo a veces y compro
sucumbo al ver que la cultura
sucumbe ante los pies de la moneda

Brebajes

Al gran poeta

¿En cuál parte de la caminata
se pierde el poeta y se sube a un árbol
a mirar a los menos afortunados
que recién empiezan el camino?

¿Por cuál extraño trillo se va
para no ir con él
a perderme del verdadero sentido
que tienen la vida y la poesía
a perderme de la necesidad
que acompaña a los seres humanos
y que se transforma en palabras
no en imágenes originales
cada vez más originales
e inentendibles?

¿Será la poesía la que lo lleva por esos caminos
o será el humano —no el poeta—
el que se deja acompañar por la vanidad
y se cree que desciende del Olimpo
a darnos una ramita de olivo
para que nosotros
nos enloquezcamos con ella
y le admiremos?

Me niego a creer en un poeta
separado del humano
la cuentas no me cierran
como decía mi hermano