Encargos

Árbol

Bajo la mirada barroca
de una torre de pies sembrados
las horas pasan y se eternizan
En la cadencia de su testa
una eclosión de pájaros
un nido de arañas en trapecio
En la penumbra de su cuerpo
un universo paralelo
refugio del reino insecta
En la fortaleza de sus brazos
una hamaca que evoca risas
recuerdos de tardes primigenias

Encargos

Patio contemporáneo 

Hay un contrapunto claramente serial
entre las plantas y las piedras del patio

Las palabras de la vecina:
tiernas maldiciones a la psique de su hija

El perro que nunca se ha visto
pero martillea a diario el yunque del silencio

Las notas ocasionales de un trombón
que aparecen, hacen escalas y se esfuman

Los efectos: un gato lastimero, gallinas en orgía,
coros de pájaros, hormigas silentes

Con el movimiento rectilíneo de la batuta del bus
todo queda momentáneamente en suspenso
hasta que empieza a emerger de nuevo
la dodecafonía incidental de la mañana

 

 

Memento mori

Like

Mi reino por un like. Mi vida por un like. Mi privacidad por un like. Mi felicidad por un like. Mi tristeza por un like. Mi imagen por un like. Mi oración por un like. Mi poema por un like. Mi disertación por un like. Mi canción por un like. Mi like por un like. Un like que no es más que un triste grupo de tristes bits en un triste servidor. No le dés like a esto. No me like.

Memento mori

Feliz día

31 de enero Día Nacional de la Poesía 

A vos, la manoseada. Vos artículo de canje político. Vos víctima de amiguismos e intereses personalistas. Vos polilla olvidada en los anaqueles de las bibliotecas. Vos gran ausente en las librerías. Vos tuerca rota en el engranaje comercial. Vos realmente incomprendida. Feliz día a vos que sos la pureza. A vos que sabés metaformosearte. A vos que te escondés detrás de un mueble para reir a pierna suelta. A vos que seguís tocando aunque casi nadie te abra. A vos que tenés muchos padres y madres y entre ellos la voz inconfundible de Guayabo. A vos te deseo el mejor de los caminos y te agradezco, el haberme permitido acompañarte.

 

 

 

Memento mori

Estadio

Mi mente se ha vuelto fragmentaria
demasiado cuadrática, llena de variables
Los vacíos de mi vida se llenan de código e imágenes
Debo liberar mi alma exiliada

Llegué a una meseta
a un estadio de vida fácil placentero seguro
tan seguro como escribir detrás de una cortina

Necesito asomarme a la ventana abrir el portón pararme en medio de la calle
Buscar un nuevo placebo artístico individualista no me parece que sea la respuesta
tampoco unirme a una horda de entusiastas que pretendan redimirse
No me conviene refugiarme en la música ni en muertos
Debo encontrar una nueva veta excavar hasta encontrar una geoda en mi pecho

Memento mori

Poesía es movimiento

El mejor lugar para escribir una poesía no es el papel sino la vida: un prisma con el cual se experimenta y se moldea lo no escrito. En el papel son simplemente grafemas anquilosados que requieren heridas de borrador y basurero.

La poesía es movimiento. Es cambio de aire, de posición, de silla, de ojos. Por eso las musas se mudan con la edad porque nos enquistamos frente a la máquina de escribir y soñamos que vivimos.

Memento mori

Desde el aire

Desde acá se puede observar la calva de las nubes
Las ciudades como simples hormigueros
La costa como una línea a mano alzada
Desde acá, más cerca del cielo de lo común
debería encontrarme a Dios
pero hecho la mirada al horizonte y veo sólo nubes
Desde acá la tierra es infinitamente grande comparada con nosotros
Los barcos parecen meteoritos viajando a ras del mar
Tampoco se ven manadas de ballenas azules
Desde acá el hombre es invisible, inexistente, casi inocente