Memento mori

Poemas cortos

 

Cuando me divorcio de la poesía
termino volviendo a ella
con un poema en mano

En este momento que estás tranquilo
alguien puede estar cavando tu fosa

Después de quince siglos tu pelo sigue jugando con el viento.

Cuando alguien afirma ser bueno o inteligente,
se esconde sin percatarse que tras la cortina de humo,
se ve agazapado con su carencia y sus temores.

Los lugares siempre están ahí, esperándonos.

Incluso desde la tumba es posible hacer crecer las flores

El viento que cabalgaba en tus brazos
se posaba en tu rostro, descansaba en tu sonrisa
hoy es brisa que se acurruca a tu lado
como el sonido oscuro del contrabajo

La imposibilidad no está aquí
(señalá dónde te duele)
está acá
(tocá tu cabeza)

Todos somos de cierta manera y en cierto momento mendigos

Veo el ir y venir de cuerpos
que retornan exhaustos
a sumergirse en sus tumbas

Hoy es el día
Trae tu equipaje
Nos vamos al carajo

Ella duerme profundamente con un paraguas sobre la cama.

 

 

U

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s