Memento mori

Burócrata en espera

Aunque hoy todo parezca
concha quebrada o lunes amarillo
la corriente subterránea se mantiene ruidosa y silente
debajo del nudo de esta corbata que exuda
un canto de ave volando prodigiosa mar adentro

Las ruedas de la silla moribunda
asemejan al más escarpado precipicio
la columna se tuerce como torre
sobre el vagón pútrido y balbuceante

Las manecillas se resisten
son haladas de las muñecas
No se puede hacer más
que soplar un tornado imaginario

Ya llegará el crujir de las cadenas
el caer de los candados
ya llegará el batir de las alas blancas
el temblor de las arenas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s